BLANCA HERRERA

  • Diplomada en Enfermería y Enfermera Obstétrico Ginecológica (Matrona).
  • Ha participado en la Estrategia de Atención al Parto Normal y fue miembro del Grupo de coordinación del Proyecto de Humanización en la Atención Perinatal de Andalucía.
  • En la actualidad trabaja en la Unidad de Gestión Clínica de Obstetricia y Ginecología del Hospital Materno Infantil "Virgen de las Nieves" de Granada
    Colaboradora docente en diversos cursos de formación para matronas y personal sanitario.
  • Acompaña partos en domicilio desde 2005 y es madre de tres hijas/o (dos niñas y un niño).

Resumen de su intervención
La evidencia científica recomienda el uso restrictivo de la episiotomía. La EAPN (Estrategia de Atención al parto Normal) reconoce como una buena práctica clínica tasas inferiores al 15% de episiotomías. Sin embargo, las estadísticas nacionales según datos del mismo Ministerio de Sanidad y Consumo distan bastante de alcanzar dicho objetivo.
Una episiotomía es un procedimiento quirúrgico que puede resultar doloroso y muy molesto y cuya recuperación puede dejar secuelas importantes en la vida de una mujer (físicas, psicológicas, sexuales y sociales).

Vamos a valorar diferentes métodos de cuidado de una episiotomía en los primeros días del postparto inmediato para facilitar la mejor recuperación posible a nivel anatómico, estético y funcional.